Las Ruinas de El Calvario, historias diversas existen sobre ellas

Ela Martínez

Tehuacán. – Las Ruinas de El Calvario es un espacio que difícilmente pasa inadvertido en la ciudad, por la gran cantidad de leyendas e historias que giran a su alrededor.

La primera piedra de El Calvario fue colocada el 21 de junio de 1759.

Hay muchas historias en torno a las Ruinas de El Calvario se dice de la existencia de túneles subterráneos transitables que comunicaban con distintos puntos como La Iglesia Catedral, el templo de San Francisco, el  Carmen y la iglesia de San pedro, estos túneles fueron hechos para protegerse de la guerra de la independencia; así mismo se dice que en las inmediaciones de la Iglesia de El Carmen hay algunas casas en cuyos terrenos han sido encontrados boquetes profundos que supuestamente conducen a dicha iglesia, presúntamente durante la Revolución, los clérigos transitaban por éstos túneles secretos para ponerse a resguardo de la violencia de la guerra.

La construcción de lo que sería el convento del Calvario, se comenzó a petición de los vecinos de la zona, que en ese entonces era el límite de la ciudad de Tehuacán, sin embargo, al momento de empezar la construcción solo una familia colaboró, por lo tanto era privada y nunca tuvo párroco, ni albergó órdenes religiosas.

Otra historia sugiere que bajo las ruinas de El Calvario se encuentra una pirámide prehispánica que incluso es (o fué) sepulcro de Meztli, la última gobernante indígena de Tehuacán, que en el temblor en 1864 quedó debajo de las ruinas.

Hace poco se remodeló para convertirlo en el Complejo Cultural El Calvario, pero la obra tuvo varias fallas a lo que se sumaron afectaciones provocadas por lluvias y sismos.

Sin duda es un edificio histórico de gran importancia para Tehuacán, pero por el momento solo se puede apreciar de lejos, ya que actualmente se encuentra cerrado al público en espera de que se repare.

1 Comment on "Las Ruinas de El Calvario, historias diversas existen sobre ellas"

  1. Muchas gracias por difundir la historia de nuestro querido Tehuacán.

¿Y usted qué opina? Deje su comentarios aquí abajo