Ex Hacienda San Lorenzo, leyendas y esplendor llenan su historia

Cultura Tehuacan Tehuacán

Ela Martínez

Tehuacán. – La ex hacienda San Lorenzo, antes de la conquista,  contaba con 470 hectáreas, después de la primera migración de Tehuacán Viejo al nuevo, se le integraron 145 hectáreas más, propiedad que era de Izotal de Cruz, tiempo después se le anexo La Alhuelican con 258 hectáreas dando un total de 873 hectáreas, siendo la hacienda más importante de la Región, en ese tiempo se le conocía como La Hacienda Grande.

Para mediados del siglo XVIII ya era propiedad de Andrés del Moral creciendo considerablemente gracias a la explotación de sus terrenos para el uso agricola, aprovechando varios manantiales  entre ellos los de Alhuelican y el de Axoxopan (actualmente San Lorenzo Teotipilco) esto hizo posible que la agricultura y ganadería florecieran esplendorosamente. A principios del siglo XIX la familia Diaz Ceballos propietaria de la hacienda, adquirió un molino hidráulico, único en la región, siendo este el corazón económico de la región, un negocio secundario que aumento la economía de los dueños, gracias a ese ingreso se llevaron a cabo  obras de mejora para la hacienda, como el espectacular Patio de la Troje.

La Hacienda Grande fue participe de los inicios de la “Matanza” ya que entre sus paredones se realizaron los primeros sacrificios masivos de ganado caprino, así como también en esa época  fue escenario de innumerables eventos sociales.

Son muchas las  leyendas y mitos que guarda este lugar, como aquella de la capilla de la hacienda referente al par de leones que se ubican a la entrada, el decir popular es que originalmente no eran leones sino ángeles que se transforman  para ser guardianes.

Otra más sobre la misma capilla indica que en determinadas fechas cambia de lugar la entrada, de modo que con ello se desorienta a quienes se encuentran en su interior.

Relacionado:  La Casa de los Altos y cómo convirtió en el Palacio Municipal

Hay que recordar que las haciendas fueron escenarios de diversos actos violentos, incluso mucho antes de la Guerra de la Independencia y de la Revolución, por lo cual es considerado hasta cierto punto normal que en ellas se presenten  actos sobrenaturales.

De lo que no hay duda es del gran esplendor de la Hacienda Grande. A principios del siglo XX siguió creciendo, pero después de la Revolución Mexicana y con las leyes de reparto agrario tuvo que fragmentarse, sin embargo sus actividades económicas continuaron hasta la década de los 50, en la actualidad la hacienda sigue siendo parte de la historia de Tehuacán.

¿Y usted qué opina? Deje su comentarios aquí abajo